La Isla Free

Noticias de actualidad para latinoamerica y el mundo

Bebé cubano que nació en plena pandemia quedó ingresado sin su madre, contagiada de coronavirus

A principios de abril una joven cubana llamada Orleisdys Valero Tamayo, de 22 años, dio a luz a su hijo en el hospital de la ciudad de Morón, pero una serie de contagios por coronavirus en su familia terminaron con el pequeño ingresado sin ningún familiar a su lado.

El lactante Cristhofer Alexander Leyva Valero llegó a su hogar, situado en Turiguanó, a los pocos días de venir a este mundo. Sin embargo todo empezó a complicarse cuando su bisabuela paterna empezó a tener problemas de salud, según explicó la periodista local Idania Pupo Freyre en su perfil de Facebook.  

De cómo Cristhofer burló la COVID-19

Cristhofer llegó a la vida en un momento en el cual el mundo se estremece por una pandemia, a partir de un nuevo y desconocido virus, causante de la muerte de miles de personas.

El bebé no es está ajeno a esa situación y ha nacido dentro del tránsito del SARS-CoV-2 por la provincia de Ciego de Ávila, Cuba.

Cuando pasen los años él podrá contar su historia, llena de matices, unos dolorosos, otros reconfortantes.

En esencia, todo transcurrió así: Él nace en los primeros días de abril en el hospital de la ciudad de Morón y lo inscriben con el nombre de Cristhofer Alexander Leyva Valero.

Todo lo referente al parto salió normal y en breve tiempo viaja en brazos de su madre Orleisdys Valero Tamayo, de 22 años, hasta el hogar en que vivirá, nada menos que en el conocido pueblecito holandés, en Turiguanó.

La llegada del pequeñito fue de mucha alegría para la familia, pero no se prolongó por mucho tiempo, pues una desgracia se avecinaba: la bisabuela paterna de Cristhofer enfermó gravemente.

Todo sucedió muy rápido, la señora comenzó con síntomas respiratorios, fue atendida por médicos locales y al hacerle la prueba establecida, el resultado evidenció la presencia del virus SARS-CoV-2; de inmediato es trasladada a un hospital en Camagüey y toda la familia pasa a vigilancia extrema, por ser contacto directo de la contagiada.

Luego se declara el pintoresco caserío como evento de transmisión local e involucra a varios habitantes del lugar. Toda la comunidad pasa a cuarentena o recogimiento severo.

Orleisdys, en su condición de primeriza recién parida y con un bebé de sólo días de nacido, no puede ir al Centro de aislamiento, entonces se decide hospitalizarla.

Previendo casos especiales que pudieran suceder durante esta urgencia sanitaria, se había creado un local aislado en el Hospital Provincial Doctor Antonio Luaces Iraola, de Ciego de Ávila y allí se instaló a la madre con su niño para ser chequeados constantemente.

Un personal médico especializado los atendía y todo parecía estar bajo control, hasta que llega la triste noticia del fallecimiento de la bisabuela de Cristhofer, quien sufría de otras enfermedades crónicas, incompatibles con el daño causado en su organismo por la COVID-19.

En medio del dolor familiar informan los resultados de las pruebas PCR realizadas a los dos: el de Cristhofer fue negativo, pero el de su mamá resultó positivo.

La situación se tornaba difícil: Orleisdys sería trasladada a un hospital en Camagüey, habilitado para atender casos de la COVID-19, mientras que su esposo, Alexander Leyva, y el resto de la familia permanecían bajo vigilancia epidemiológica en un centro de aislamiento, cumpliendo la cuarentena.

¿Qué hacer con Cristhofer, pues suponía quedarse solo y requerido de pasar una cuarentena al ser contacto directo con su madre, portadora del dañino virus?

El sistema de Salud de Cuba tiene soluciones para cada caso, por muy particular que este sea y de inmediato se lleva a un cubículo aislado en la sala de Neonatología del hospital avileño; en minutos ya Cristhofer está instalado en su cunero.

El pediatra neonatólogo Fernando Fernández Romo y un equipo de enfermeras, protegidos con todos los medios de bioseguridad, quedan a cargo del bebé, quien entró pesando 3 850 gramos, con excelente salud y ávido de tomar la leche fortificada que comenzó a administrársele.

Para la familia era una tranquilidad que el bebé estuviera allí, desde donde tenían comunicación telefónica diaria para saber de su evolución y, gracias a la telefonía móvil, las enfermeras le tomaban fotos al niño y las enviaban a sus padres.

La evolución del pequeñito transitaba normal, ganaba peso y desarrollaba sus capacidades motrices, hasta que a los 14 días se le repite el PCR, con un segundo resultado negativo. Nunca sufrió contagio.

Vale destacar que Cristhofer recibió lactancia materna desde su nacimiento hasta la partida de la madre para el hospital de Camagüey, lo cual evidencia la importancia de ese alimento para la inmunidad de los bebés, ya que les aporta anticuerpos naturales.

El pequeño niño de esta historia terminó su cuarentena de 14 días, durante los cuales aumentó de peso hasta 4 mil gramos y el día 23 de abril se decide darle el alta hospitalaria, aun cuando su mamá continuaba ingresa en Camagüey, curándose del virus.

Entonces su abuela materna, Marlene Tamayo Acosta, lo vino a buscar a la sala de Neonatología, previa coordinación con el área de salud y su médico de la familia; entre estos factores cuidarían del bebé, hasta que la mamá estuviera fuera de peligro, totalmente recuperada.

Cuando Cristhoper sea un hombre y cuente esta historia, seguro dirá que vivió dentro de la pandemia y la burló y sobre todo, que tuvo a su alrededor a esos seres supremos que se dedican proteger la vida de los demás desde las ciencias médicas y el altruismo.

Por Idania Pupo Freyre.

A la mujer le realizaron las pertinentes pruebas, que determinaron que estaba contagiada del virus. En cuanto se conoció el diagnostico fue llevada a un hospital en Camagüey y toda la familia estuvo bajo vigilancia sanitaria.

Orleisdys, al haber dado a luz de forma reciente y tener un bebé de pocos días, no pudo ir al centro de aislamiento. Así que las autoridades sanitarias optaron por ingresarla junto a su hijo en el Hospital Provincial Doctor Antonio Luaces Iraola, de Ciego de Ávila.

Pero los problemas de salud de la familia aumentaron. Por un lado la bisabuela, que padecía enfermedades crónicas, falleció a causa del coronavirus, y además a la madre del pequeño también le detectaron que estaba contagiada.

Las pruebas PCR determinaron que el bebé no estaba infectado, pero tampoco había nadie de la familia que podía estar con él, ya que la madre fue llevada a un hospital en Camagüey y su esposo estaba cumpliendo la cuarentena en un centro de aislamiento junto al resto de familiares.

El pequeño tuvo que quedarse en el Hospital Provincial Doctor Antonio Luaces Iraola, donde a los 14 días le repitieron la prueba PCR, que volvieron a ser negativa.

Cristhofer acabó su cuarentena y el pasado 23 de abril recibió el alta hospitalaria, mientras su madre seguía hospitalizada en Camagüey. Ese día su abuela materna lo recogió en la sala de Neonatología a la espera de que pudiera volver a estar con sus padres.

Otro menor se recupera del coronavirus

El Gobierno de Cuba informó este lunes que se registraron 19 nuevos casos positivos por coronavirus, lo que eleva el total a 1668 casos.

El director nacional de Epidemiología, Dr. Francisco Durán García, detalló que en las últimas 24 horas no hubo menores de edad contagiados.

El representante del MINSAP explicó que desde que comenzó la epidemia han contraído el virus 176 niños en la Isla, de los cuales nueve ya han sido dados de alta. El último en recuperarse fue un niño de cinco años en Sancti Sancti Spíritus.

Popads

¿Quieres mantenerte al tanto de las ultimas noticias?

Loading

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

La Isla Free will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.